La ventajas que ven las empresas en contratar seniors ya retirados

Dic 27, 2011   //   por admin   //   Noticias  //  No hay comentarios

 

Hasta 300 mil pesos mensuales puede llegar a ganar María Victoria Cabezas (65) en su nuevo trabajo. Allí llegó hace seis meses tras oír por boca de una amiga que la empresa de soluciones audiovisuales “Proyecto Renta” necesitaba seniors. “En muchas empresas los cupos para mayores están reducidos. Y en muchos lugares, si tienes 40, te consideran un viejo”, afirma.

Lo que dice María es cierto, pero también es una realidad que cada vez son más las empresas que apuestan por abrir cupos a los mayores de 60, hayan o no jubilado.

Ahí están, por ejemplo, compañías como Petrobras, Nextel y conocidas cajas de compensación. Todas han sostenido conversaciones para incorporar seniors a sus equipos a través de la consultora Trabajo Tercera Edad (www.trabajoterceraedad.cl), empresa que acaba de ganar el primer premio “Plenus” de la Asociación de AFP por su iniciativa enfocada a mejorar la calidad de vida del adulto mayor.

“Esto es parte de una tendencia que está comenzando en EE.UU. y Europa. En Inglaterra, por ejemplo, existen estas bolsas de empleos para seniors como algo muy normal”, asevera César Venegas, creador de este portal, donde ofrecen talleres para enfrentar entrevistas por $12.500 y cuentan con 180 cupos laborales para los adultos mayores.

No todas las personas cumplen con el perfil que buscan las empresas, pero los cupos no necesitan ser llenados sólo con profesionales.

La mayoría de los trabajos ofrecidos por las firmas consiste en labores livianas, y por lo general son cupos en áreas de servicio, de atención al cliente, áreas de ventas y puestos para profesionales como contadores o ingenieros.

Además, los sueldos no son bajos. Mientras en algunas labores de asistencia como la realizada en la empresa Proyecto Renta los honorarios ascienden a $30 mil por jornada, en otras firmas, como la Sociedad de Servicios de Seguridad Ltda., los adultos pueden ganar sobre los $350 mil mensuales.

El ímpetu mayor
Elizabeth Schneider, gerenta general de la firma de rotulación ES Schneider, tiene claro por qué una de sus últimas contrataciones fue precisamente la de jubilado. “Los mayores son gente responsable; si quieren algo, es porque lo necesitan, no porque estén probando algo (como suele ocurrir con los más jóvenes)”, señala la ejecutiva.

Su opinión coincide con gran parte de esos empresarios que han apostado por este segmento y buscan a estas personas porque las ven más atentas y concentradas en su labor.

No por nada se dice que la imagen del adulto mayor alimentando palomas ya es cosa del pasado. Hoy estas personas están más activas, viven más y tienen una doble motivación para buscar un trabajo tras el retiro. “Por un lado está la necesidad psicológica de mantenerse activos y sentirse útiles haciendo algo productivo, y por otra parte está la pragmática presión económica de mantener un ritmo de gastos por más tiempo”, dice Carlos Elbo, del Círculo Ejecutivo de Recursos Humanos CERH Chile, al recordar la tesis de su estudio “Status laboral del Adulto Mayor”, de 2010.

Tan activos y capaces se sienten los mayores, que en menos de tres meses de abierto el portal Trabajo Tercera Edad, éste recibió más de 1.500 currículos de personas dispuestas a trabajar, ya sea en jornada media o completa. Pero el gran problema, según César Venegas, radica en las propias firmas. “Falta que los directivos de las empresas tomen conciencia de esto, porque las áreas de recursos humanos no pueden tomar muchas decisiones de contratar o no a personas mayores”, dice.

Desde el Senama tienen claro que el porcentaje de estos mayores en el mundo laboral está aumentando, pero son tajantes al afirmar que aún falta por derribar muchos prejuicios . “Hay una sobrevaloración de la juventud y una cultura organizacional al interior de las empresas poco preparada para aprovechar la etapa de la vejez”, dice la socióloga de la entidad María Teresa Abusleme.